Cómo funciona la web: ¡Descubriendo el fascinante mundo de la arquitectura web!

Contenido del Bootcamp Dirigido por: | Última modificación: 11 de abril de 2024 | Tiempo de Lectura: 4 minutos

Algunos de nuestros reconocimientos:

Premios KeepCoding

Hoy vamos a adentrarnos en el apasionante mundo de la web y descubrir cómo funciona esta increíble arquitectura que nos rodea. ¿Alguna vez te has preguntado cómo se crea un sitio web y cómo puedes acceder a él? Bueno, estás en el lugar correcto. En este artículo, vamos a explorar el funcionamiento de la web, la interacción entre clientes y servidores, y cómo los navegadores web juegan un papel clave en esta comunicación. ¡Así que prepárate para sumergirte en el fascinante mundo de la arquitectura web!

La arquitectura cliente-servidor: el camarero de la web

Para entender cómo funciona la web, vamos a utilizar una analogía que seguro todos conocemos: el pedido a un camarero. ¿Quién no ha experimentado eso alguna vez? Imagina que eres el cliente y el camarero es el servidor. Tú le pides al camarero un vino, y él te trae el vino que solicitaste. Este sencillo ejemplo refleja cómo funciona la web y su arquitectura cliente-servidor. En este caso, los clientes son los usuarios y los servidores son aquellos que proveen los recursos solicitados.

En la arquitectura cliente-servidor, los clientes (usuarios) realizan peticiones y los servidores ofrecen respuestas. Esta comunicación se lleva a cabo a través de un lenguaje común, al igual que cuando pides algo en tu idioma en un país extranjero. El cliente inicia la petición y el servidor responde a ella, utilizando un idioma que ambos entienden.

Navegadores web: tu ventana al mundo digital

Ahora, centrémonos en los navegadores web, como Google Chrome, Safari o Firefox. Cuando abres un navegador y accedes a una página web, estás interactuando con la arquitectura cliente-servidor. Tu navegador realiza una petición al servidor utilizando el protocolo HTTP (Protocolo de Transferencia de Hipertexto). Por ejemplo, si visitas «netflix.com», tu navegador envía una petición GET al servidor de Netflix.

El servidor de Netflix responde a tu petición proporcionando los recursos necesarios para mostrar la página web en tu navegador. Estos recursos incluyen el HTML, el CSS, las imágenes y otros elementos que conforman la página. Tu navegador interpreta y presenta esos recursos para que puedas visualizar y disfrutar el contenido de la página.

Aplicaciones web y móviles: la arquitectura cliente-servidor en acción

La arquitectura cliente-servidor también se aplica cuando interactúas con aplicaciones web o móviles. Por ejemplo, consideremos una aplicación como Instagram. En este caso, la aplicación realiza peticiones al servidor de Instagram a través del protocolo HTTP. El servidor responde proporcionando datos en formato JSON, que la aplicación utiliza para mostrar y actualizar su interfaz.

De manera similar, cuando utilizas una aplicación móvil de Netflix, la aplicación actúa como el cliente y realiza peticiones al servidor de Netflix. El servidor responde enviando fotogramas de video y audio, permitiendo a la aplicación reproducir el contenido de la serie que estás viendo en tu dispositivo móvil.

HTTP y HTTPS: los protocolos de comunicación

Ahora que hemos explorado cómo funciona la arquitectura cliente-servidor y cómo los navegadores web y aplicaciones móviles interactúan con los servidores, es importante comprender los protocolos de comunicación utilizados.

HTTP (Protocolo de Transferencia de Hipertexto) es el protocolo principal utilizado para transferir datos en la web. Permite diferentes tipos de peticiones, como GET, POST, PUT y DELETE, que los desarrolladores web utilizan para interactuar con los servidores. Cada petición tiene un código de respuesta, como el conocido «404 Not Found», que indica si la petición se ha procesado correctamente o si ha habido algún error.

HTTPS es el protocolo HTTP seguro. Utiliza técnicas de encriptación para garantizar la seguridad de la comunicación entre el cliente y el servidor. Esto es especialmente importante cuando se transmiten datos sensibles, como contraseñas o información personal. Con HTTPS, la comunicación está protegida y es más difícil de interceptar por terceros malintencionados.

Ahora que tienes una comprensión más clara de cómo funciona la web y la arquitectura cliente-servidor, es el momento de considerar cómo puedes aprovechar este conocimiento para abrir nuevas puertas en tu carrera. El sector tecnológico está en constante crecimiento y demanda profesionales cualificados en desarrollo web.

En KeepCoding, ofrecemos el Desarrollo Web Full Stack Bootcamp, un programa completo que te brinda las habilidades y herramientas necesarias para convertirte en un desarrollador web integral. Aprenderás tanto el front-end, lo que los usuarios ven en el navegador, como el back-end, que permite la comunicación con otras aplicaciones.

Al completar el bootcamp, estarás preparado para enfrentar los desafíos del mundo laboral y acceder a un sector con alta demanda de profesionales. La industria tecnológica ofrece salarios atractivos y una estabilidad laboral que otros sectores no pueden igualar. ¡No pierdas la oportunidad de cambiar tu vida y sumergirte en el apasionante mundo del desarrollo web!

¿Estás listo para dar el siguiente paso y embarcarte en una carrera llena de oportunidades? Apúntate al Desarrollo Web Full Stack Bootcamp de KeepCoding y adquiere las habilidades que te permitirán destacar en el sector tecnológico. ¡Te esperamos para ayudarte a alcanzar tus metas en el fascinante mundo de la web!

Recuerda que la web está en constante evolución, y siempre habrá algo nuevo por aprender. Mantén tu pasión por la tecnología y el desarrollo web, ¡y nunca dejes de explorar y ampliar tus conocimientos!

Posts más leídos

¡CONVOCATORIA ABIERTA!

Desarrollo Web

Full Stack Bootcamp

Clases en Directo | Profesores en Activo | Temario 100% actualizado