El fin de Stadia y por qué no me preocupa el futuro de Flutter

Autor: | Última modificación: 4 de noviembre de 2022 | Tiempo de Lectura: 5 minutos
Temas en este post: ,

Stadia abandona este valle de lágrimas

A la “noticia” que acaba de salir a duras penas se le puede considerar una noticia: Google acaba de cancelar un producto que antes había lanzado a bombo y platillo. En este caso, fue la plataforma de juegos online Stadia. Que en paz descanse, en el superpoblado cementerio de productos abandonados por Google.

Para los que no jugamos y que no habíamos invertido en contenido que estuviese en Stadia, la tal noticia nos tienen sin cuidado, a no ser que sí hayas invertido tiempo y dinero en la tecnología con la que ha sido creada Stadia: Flutter.

En ese caso, puede ser inquietante que Google tire a la basura uno de sus productos más conocidos creados con Flutter, porque no olvidemos que Flutter también es un producto de Google. ¿No podría Google también tirar a la basura Flutter?

No. Son cosas distintas y, si me das dos minutos de tu tiempo, te explico por qué.

¿Por qué fracasó Stadia?

Según un artículo en TechCrunch, Stadia fracasó porque nadie confía ya en Google. Según ese artículo, Stadia era un producto fantástico y no tuvo éxito solo porque el mercado ya no confía en Google.

Sí que es cierto que los programadores ya no confiamos en Google: conocemos su tendencia nefasta a cancelar productos de la nada, sus oscuros tejemanejes con nuestros datos y que los de “Don’t be Evil” son hoy un chiste malévolo.

Sin embargo, Stadia no es un producto dirigido a programadores. Se trata de algo dirigido al público en general, a aquellos usuarios que ven a Google como una cajita mágica que te da respuesta a todo lo que te puedes imaginar. Ese usuario no desconfía de Google ni sabe que hay razones para hacerlo.

Ese artículo de TechCrunch padece de la habitual miopía de la tecnoélite de Silicon Valley: todo el mundo es una copia de la Bay Area, todos los problemas son los que tiene la Bay Area y ellos tienen la solución para todo.

Stadia fracasó porque su modelo de negocio era un truño

Desde el punto de vista técnico, Stadia era un excelente software. La velocidad de rendering era inhumana y la rapidez con la que pasabas de cero km/h a tener el juego a mil dejaba a los Tesla a la altura del betún.

YouTube video

Sin embargo, todo eso solo le importa a unos frikis como tú y como yo. A la gente normal le importa el modelo de negocio, es decir, qué obtienen ellos de Stadia.

El modelo de negocio de Stadia era el siguiente:

  • No pagas una burrada por un hardware específico (ya sea una consola o un PC de alta gama).
  • Sigues pagando de 60 a 80 dólares por juego.
  • ¡Ah! El juego no es tuyo; a cambio de ese dinero, te doy acceso a él cuando esté online con muy buena conexión.

Lo que una vez más le ha pasado a Google es que no entiende lo que desean los clientes. El único cliente al que entiende es al de Adwords y por eso sigue siendo su único modelo de negocio. Incluso la nube, que parecía que sería su filón que los protegiese de un posible colapso de su negocio de trata de datos, no ha terminado de despegar. La única razón por la que muchos usan GCP es para no usar AWS, propiedad de Amazon, una empresa reconocidamente brutal en su trato a empleados y clientes.

Hoy en día, todos estamos acostumbrados a pagar una burrada por el hardware (gracias, Apple) y una birria por el software (gracias de nuevo, Apple; como creador de software, que Dios te lo pague…).

Stadia te ahorra en lo que nadie quería ahorrar y te clava en lo que nadie tolera ya que le claven. Por si fuera poco, después de aflojar esos 60 lereles, encima resulta que no tienes el juego. Lo que tienes es una autorización para usarlo online. Autorización que, además, puede ser revocada a gusto del propietario.

¿Que quieres jugar a alguno de los juegos que has “comprado” cuando estás 8 horas en una avión o viajando en coche sin un buen wifi? Va a ser que no.

Con toda la razón del mundo, el mercado le dio la espalda a Stadia.

¿Qué significa esto para Flutter?

Flutter es una herramienta de desarrollo de apps gráficas desarrollada por Google que permite crear, a partir del mismo código, aplicaciones con magnífico rendimiento en dispositivos móviles, la web y apps de escritorio (esto último está aún un poco verde).

Es una herramienta fantástica para startups y empresas que necesitan sacar un producto de calidad en diferentes dispositivos en poco tiempo. Productos como Stadia.

En su momento, se vendió el uso de Flutter para crear Stadia como una prueba del compromiso de Google con Flutter. No lo era; simplemente era una prueba de que el equipo técnico de Stadia sabía lo que hacía. Si el equipo de negocio tuviese el mismo cacumen, otro gallo hubiese cantado.

El modelo de negocio de Flutter es sólido

Al igual que Stadia, Flutter es un excelente producto técnico. Sin embargo, y al contrario que Stadia, Flutter sí tiene un modelo de negocio que responde a las necesidades de sus clientes

Flutter resuelve el problema de empresas y desarrolladores que ven en la balcanización de las plataformas (iOS, Web, Android, Windows, macOS, Linux) una barrera para poder llegar a todos con un producto de calidad. Flutter reduce notablemente el tiempo y el código necesario para ello.

Además, Flutter (al igual que Android en su momento) favorece el modelo real de negocio de Google: anuncios en todas partes y aspiradoras de datos en cada dispositivo. Google necesita a Flutter mucho más que tú o yo.

Solo en la Play Store hay ya más de 600.000 apps hechas con Flutter, sin contar con las innumerables apps en la AppStore de Apple para iOS, así como las incipientes apps de escritorio para macOS, Windows y Linux que están saliendo, o también para sistemas empotrados (como tu coche, si tienes un Toyota).

La lista de usuarios corporativos de Flutter está llena de pesos pesados, como Alibaba, Tencent, BMW, eBay, Toyota o SHEIN, y startups como NuBank y otras.

Además, Flutter y Dart son las tecnologías que más crecen en estos momentos y Flutter tiene el repo que más crece en GitHub.

El genio ya se escapó de la lámpara

Incluso si Google fuese destruido de un día para otro por el impacto de un meteorito en Mountain View, el genio ya se ha escapado de la lámpara: la lista de contribuidores externos al repositorio público de Flutter incluye a grandes empresas que lo necesitan para sus productos. La lista incluye a empresas como Samsung, Canonical, Sony y otras.

Es por esto que yo mismo he hecho una apuesta sería profesional por Flutter y estoy convencido de que aportará grandes beneficios. Hace ya varias ediciones que enseñamos Flutter (además de desarrollo nativo) en el Bootcamp de Desarrollo de Apps Móviles y vamos a sacar un curso online de Flutter.

[email protected]