problemas con proyectos de programación

Cada vez que empiezas un nuevo proyecto, es como si te mudaras a una casa nueva. Empiezas desde cero con diferentes reglas, compañeros, requisitos y hasta horas de descanso, esto hace que empieces a notar diferentes problemas que antes no viviste. Saber afrontarlos es tú mayor reto a la hora de liderar un proyecto, y si puedes predecirlos, mejor que mejor.

Steve Mcconnell es un renombrado autor gracias a su famoso libro “Rapid Development” y otras joyas que han aportado mucho al mundillo del código. En este libro, Steve identifica una serie de errores comunes en la gestión de proyectos y los agrupa en cuatro tipos: Personas, Procesos, Producto y Tecnología. Podríamos decir que Macconell descubrió la filosofía DevOps muchos años antes que nosotros. 

Problemas gestionando proyectos de programación

De todos los problemas que Mcconnell ha encontrado y los que nuestros KeepCoders han vivido, hemos recogido este top de los 10 horrores con los que nunca quisiéramos encontrarnos en un proyecto de programación:

  1. Motivación inadecuada: el equipo no está suficiente o adecuadamente motivado. Esto hace que las tareas tomen más tiempo en ser realizadas e incluso de una manera mediocre.
  2. Incorporar más personas a un proyecto retrasado: un caso clásico, lo que se consigue es que el proyecto se retrase aún más debido a la curva de aprendizaje y a la dedicación del personal actual a formarlos.
  3. Heroicidades: en algún momento surgen héroes que son los que se echan a la espalda el proyecto ignorando al resto, debilitando de esta manera la capacidad de trabajo en equipo.
  4. Pensamiento ilusorio: actuar pensando lo que nos gustaría que ocurriese en lugar de pensar en lo que es más probable que suceda.
  5. Planificaciones excesivamente optimistas: hay que ser realistas con los cronogramas, incluso plantear panoramas negativos. 
  6. Preparar el producto para su liberación demasiado pronto o demasiadas veces: se realizan las tareas de pruebas de rendimiento, impresión de la documentación final, etc. demasiado pronto o con demasiada frecuencia, generando repetición de procesos y retrasos.
  7. Planificar pensando en que recuperaremos el retraso acumulado más tarde: si en el primer hito de entrega nos retrasamos 1 mes, el mayor error sería volver a planificar pensando que ese tiempo lo recuperaremos más tarde. Si llegamos a tener un retraso, se debe evaluar y ajustar el cronograma.
  8. Añadir requisitos no solicitados por el cliente: es importante escuchar al cliente y ejecutar un proyecto que se ajuste a sus necesidades sin excederlas porque esto puede crear retrasos e, incluso, caer en un estancamiento desarrollando nuevas funcionalidades.
  9. Soluciones mágicas: confiar demasiado en que una nueva tecnología, metodología, lenguaje, plataforma, etc. resolverá grandes problemas de un plumazo. 
  10. Cambiar las herramientas en mitad del proyecto: desde el planteamiento del proyecto se deben establecer qué herramientas, tecnologías, o lenguajes se utilizarán; estas no deben cambiarse por nada del mundo.

Seguro que en tus proyectos te has topado con unos cuantos de estos horrores y te han generado miles de problemas, pero ya que conoces los más comunes, puedes empezar a prepararte para afrontarlos. Una recomendación para hacerlo, es adoptar la filosofía DevOps, una tendencia en programación que une los equipos de desarrollo y operaciones con metodologías y herramientas pensadas en agilizar y optimizar los proyectos y sus recursos.

Si quieres convertirte en un DevOps, descubre nuestro Full Stack DevOps Bootcamp, un programa diseñado en Silicon Valley, por Emily Freeman, una de las más grandes referentes de este sector. Conviértete en un crack con seis meses de clases lectivas, nuestra metodología de clases en remoto y un equipo de instructores de primera.

Descarga el temario del Full Stack DevOps Bootcamp

Otras entradas que te pueden interesar:

¡Conoce nuestros Bootcamps!

Descarga el temario y descubre cómo en 6 meses podrás ser un Full Stack DevOps Bootcamp.

¿Quieres más información?