HTTP Caché: aprende a acelerar tu aplicación web

Autor: | Última modificación: 18 de marzo de 2024 | Tiempo de Lectura: 3 minutos
Temas en este post: ,

Algunos de nuestros reconocimientos:

Premios KeepCoding

Si alguna vez has querido que tu aplicación web vaya a la velocidad del rayo, ¡has llegado al lugar correcto! Cuando visitas un sitio web, hay ciertos elementos que no cambian con frecuencia, como las imágenes, estilos y scripts. Sin el HTTP Caché, tu navegador tendría que descargar esos elementos cada vez que visitas la página, ralentizando la carga y consumiendo más recursos. Gracias al HTTP Caché, tu navegador recuerda esos elementos y los carga directamente desde la memoria, acelerando significativamente el proceso.

Para los desarrolladores web, entender y saber implementar adecuadamente el HTTP Caché no es solo una habilidad deseable, es esencial. Además de mejorar la velocidad y el rendimiento del sitio, optimiza la experiencia del usuario.

¿Qué es el HTTP Caché?

El recorrido de una petición HTTP

Supongamos que entras por primera vez al sitio web. Tu solicitud es como un visitante que llega a una recepción buscando información. Ahora bien, la primera vez, el servidor de origen no tiene esa información almacenada en la memoria caché, por lo que le pide al servidor de base de datos esa información. Una vez que la tiene, la guarda (la almacena en caché) para que esté lista para el próximo visitante.

Si otro visitante llega pidiendo la misma información, el servidor ya la tiene lista y no necesita molestar al servidor de base de datos. Esta es la magia del HTTP caching. Es como si tuvieras tu plato favorito listo y esperándote cada vez que vas a un restaurante, sin tener que esperar a que lo cocinen.

¿Dónde se guarda esta información?

El caché es, esencialmente, un almacenamiento donde los datos a menudo solicitados se guardan para acceso rápido. Hay dos tipos principales:

  1. Caché compartida: donde se almacena la información en lugares externos, como servidores proxy o CDN.
  2. Caché privada: donde se almacena la información directamente en el dispositivo del usuario.

¿Por qué es vital manejar bien el caché?

  1. Rapidez: es fundamental para ofrecer una excelente experiencia al usuario.
  2. Reduce la carga del servidor: al no tener que pedir la misma información una y otra vez, el servidor se estresa menos.

Manejando el caché control

El caché control es como el director de una orquesta, que indica cuándo y cómo se debe almacenar la información. Las directivas como last modified indican cuándo se actualizó por última vez un recurso. Es esencial manejar bien estos controles para que no termines mostrando información antigua o, peor aún, incorrecta.

Desafíos del HTTP Caché

Aunque es una herramienta poderosa, el HTTP Caché tiene sus desafíos. Imagina que accedes a tu feed de Instagram y, por alguna extraña razón, ves el feed de otra persona. Esto se debe a un manejo incorrecto de la respuesta almacenada. Pero no te preocupes, con un buen manejo y comprensión del HTTP Caché, estas complicaciones se pueden evitar.

¡Dale un impulso a tu carrera!

Si esta pequeña inmersión en el mundo del HTTP Caché te ha emocionado, ¡imagina lo que puedes aprender con nosotros en KeepCoding! Sumérgete en nuestro Desarrollo Web Full Stack Bootcamp y no solo entenderás estos conceptos, sino que te convertirás en un experto en desarrollo web. El sector tecnológico está en plena efervescencia, con una demanda masiva de profesionales y ¡te están esperando! Al aprobar esta formación intensiva, tendrás una transformación no solo profesional, sino también personal. ¡Da el salto y pide información para cambiar tu vida con KeepCoding!

¡CONVOCATORIA ABIERTA!

Desarrollo Web

Full Stack Bootcamp

Clases en Directo | Profesores en Activo | Temario 100% actualizado