Programar a los 45

Programar a los 45

A diario hablo con alumnos, conocidos, amigos, todos programadores, algunos en sus treintenas o cuarentenas, otros recién salidos de la universidad, preocupados por su futuro profesional. Los primeros, a menudo sienten que están desactualizados, que el mercado los deja de lado, que poco pueden aportar y el futuro se antoja «asustador».

Demasiadas veces escucho ese «¿cómo voy a aprender a programar con 40 años?»

Los más jóvenes se sienten perdidos, inquietos respecto a las posibilidades del mercado laboral en España, y muchas veces, obsoletos en sus conocimientos pese estar recién salidos de la carrera. Y lo que es peor, desconocen las miles de posibilidades que hay ahora mismo para programadores en todo el mundo y cómo pueden conducir sus carreras para lograr ser los “Reyes del Mambo”.

Sí, ser “nerd” nunca estuvo tan cotizado y más adelante verás cómo y porqué.

Empiezo por los Carcamales, club del cual soy miembro

«You are in a maze of twisty little passages, all alike” Colossal Cave Adventure

La discriminación por edad existe y en España es todavía muy marcada, sin embargo, no es para nada algo insuperable y existen otros mercados donde eso no es así.

Si deseas seguir en tu carrera como desarrollador sin tener que pasar necesariamente a un puesto de gestión, si estás harto de hacer siempre lo mismo, con tecnologías que cada vez más son un callejón sin salida, si crees que es difícil reciclarse y lograr que toda tu experiencia sea valorada y reconocida, has llegado al lugar adecuado.

No sólo te voy a explicar cómo hacerlo, ante todo, voy a explicarte cómo lo he hecho yo.

Carcamales Anónimos

Hola, mi nombre es Fernando Rodríguez y soy un programador carcamal de 46 años. Tengo más canas que George Clooney (además de un gran parecido en el atractivo para las mujeres, para qué lo vamos a negar) y recuerdo perfectamente lo que era un floppy de 5.25.

Apple-floppy-Programar-a-los-45

Born to be Friki

Mi padre trabajaba en Naciones Unidas y estuvimos dando vueltas por muchas partes del mundo. Cuando terminé el colegio, estábamos en Brasil, y yo me vine a España a estudiar en la Universidad. No tenía demasiado claro lo que me apasionaba, así que un poco por avatares del destino, terminé estudiando Ingeniería Química.

Según Mark Twain, hay dos momentos fundamentales en tu vida: «cuando naces y cuando descubres para qué has nacido».

Yo había nacido para ser friki, pero no lo sabia entonces, y pensaba erróneamente que había nacido para ser un Walter White ibérico.

Breaking-bad

Al terminar, me encontré con una situación muy similar a la de los jóvenes universitarios de hoy en día, pero muy agravada en el sector específico en el que me encontraba: la industria química en España había muerto. No quedaba nada, incluso la industria de fertilizantes, en otro tiempo la joya de la corona, estaba totalmente en la ruina.

La situación se antojaba «muy negra», pero siempre había sido de la opinión que el destino de uno mismo está en tus manos.

Ninguna empresa iba a resolver mi vida. Mis problemas era míos y también lo serian mis soluciones.

Monté dos empresas relacionadas con la distribución de software, sin embargo, la crisis también llegó a las grandes superficies y algunos de los principales clientes llegaron a la acertada idea de dejar de pagar a los pequeños proveedores para aliviar sus cuentas. Aun sigo esperando cobrar pasada una década.

Los Templarios, la Ruta de la Seda y el Cabo de la Buena Esperanza

Ese fue uno de los momentos en mi vida en la que las aficiones raras que padecemos los frikis me sacó una vez más de un apuro y me hizo ver la luz. En concreto, mi interés por las órdenes militares: frailes que también eran soldados y que luchaban contra el Agareno infiel en España, Tierra Santa y este de Europa.

La más famosa de todas fue sin lugar a dudas, la Orden de los Caballeros Pobres de Cristo, más conocida como Templarios, por tener su sede en el Templo de Salomón en Jerusalén.

Montgisard

Su victoria contra todo pronóstico sobre el ejército de Saladino en Montgisard, liderados por el Rey Leproso de Jerusalén, o su defensa heroica en la caída de San Juan de Acre, superan en aventura y romanticismo a cualquier libro de ficción y dejan a Tolkien a la altura del betún.

Monjes, soldados y banqueros

No obstante, no es eso lo que nos interesa. La Orden del Temple gozó de enorme prestigio en Occidente y su legendaria honradez les hizo depositarios y administradores de los bienes de muchos nobles y reyes, convirtiéndose en los primeros banqueros de Europa.

Esa riqueza, sin embargo, fue la clave de su perdición. Un rey francés, tras sobornar al Papa de entonces, logró declararlos herejes. La Orden fue destruida, sus miembros torturados y asesinados, y por supuesto, todos sus bienes debidamente incautados en toda Europa, excepto la península.

En España, se les dio la opción de pasarse a otras Ordenes Militares Españolas, como la de Santiago, Alcántara o Calatrava.

En Portugal, ocurrió algo mucho más interesante. Los primeros VCs

Toda Europa se hallaba en crisis, porque el comercio vital con China e India estaba en manos de los musulmanes que explotaban la Ruta de la Seda a precios exorbitantes. Al igual que las grandes superficies a finales del siglo XX, más que una ruta para los mercados y los clientes, era una barrera cada vez más infranqueable para los europeos. Claramente había que buscar otro camino… Y el rey de Portugal tenía una idea.

Enrique-El-Navegante

Les hizo a los templarios una «oferta que no podían rechazar»: no os mato y no os robo, pero vais a invertir en una “startup” que estoy montando.

La startup consistía en circunnavegar África y alcanzar los mercados de Oriente por barco. Por eso, hasta hoy, los barcos portugueses siguen llevando la «Cruz Patada», símbolo de los Templarios, convertidos en los primeros primeros VCs (Venture Capital = Inversores de Capital Riesgo) de la historia.

El «exit»** y el éxito llegó en 1497, cuando tras cruzar el Cabo de la Buena Esperanza, Vasco da Gama alcanzó la India por mar. El comercio entre oriente y occidente nunca más volvió a ser el mismo.

Vasco-da-gama-america

Internet y su buena esperanza a finales del siglo XXI

Pues bien, a finales del siglo XX, vivíamos una situación similar. El poder de las grandes superficies era tal, que cerraba de hecho el acceso al mercado a muchas empresas pequeñas y medianas. Claramente había que «pivotar» el negocio.

En nuestro caso, el nuevo camino, el cabo que traía buenas esperanzas, era Internet. Tras años distribuyendo software en CD y cajas de papel que se vendían en tiendas, decidí tirarlo todo y lanzarme a Internet.

El momento de la verdad

Mi carrera inicial fue Ingeniería Química, la industria en España había muerto, aposté por la distribución de software y la crisis también atacó ese frente. En una situación de matar o morir, decidí lanzarme a internet, el Cabo de Buena Esperanza para las pequeñas empresas de finales del siglo XX.

Monté lo que los americanos llaman una:

Lifestyle company: a company that allows you to do the work you love, get paid for it, and integrate it into your personal life. — Dan Schawbel (Forbes)

Es tal vez lo opuesto de una Startup. Se trata de un negocio, que dándote buenos ingresos, tiene por objetivo maximizar tu calidad de vida, en vez de hacerte archimillonario aunque cueste un infarto. Desarrollé un software para aquellos que buscan trabajo en los EEUU y lo vendí en internet (y también en tiendas en EEUU).

Esto me permitió vivir muy cómodamente, con una calidad de vida y horarios envidiables durante algo más de una década. Incluso hoy, que el producto está desfasado, distribuido gratis y totalmente abandonado, sigue dándome 1.500€ al mes de publicidad. Sin hacer nada, mientras escribo esto.

Expulsión del Paraíso (sin haber mordido una manzana… todavía)

Todo lo bueno llega a un fin, y por motivos de problemas muy graves de salud en familiares muy próximos, tuve que dejar mi negocio totalmente abandonado durante casi dos años.

Una vez pasado el chaparrón, la situación era muy complicada:

  • Mi negocio había muerto.
  • Mis áreas de especialización eran: Visual Basic 6, C++, Delphi y COM. Ni idea de .NET, que era la novedad del momento o desarrollo web (que despuntaba).
  • Estaba totalmente desfasado y anticuado.
  • Más quemado que la ceniza de un puro y detestaba lo que hacía.
  • Tenía 40 años.
  • Y en medio a todo eso, vino “Panda” una actualización de Google que de la noche a la mañana, literalmente, hizo con el tráfico de mi web bajara en un 50%, y las pocas ventas que restaban, también.

¿Te resulta familiar?

Desktop-macbook-pro

De eso hace algo más de 4 años.

Hoy, soy considerado un experto a nivel internacional en una de las tecnologías más punteras y de moda, doy conferencias internacionales, monté una empresa de formación en últimas tecnologías y hace poco abrimos una filial en Silicon Valley.

He impartido clases por medio mundo, soy de los pocos instructores de iOS Avanzado del Big Nerd Ranch y he dado clases incluso a los ingenieros de Facebook, en Menlo Park. Si yo he podido, ¿por qué no ibas a poder programar tú?

Factible, que no fácil

¿Cómo lo he logrado? Con trabajo y dedicación, cualquier persona puede programar y cualquier desarrollador (jovenzuelo o dinosaurio) puede dar el salto a las grandes ligas.

Con la idea del esfuerzo en mente, te aconsejo que si lo que quieres es entrar en este mundo, debes obtener mucho conocimiento, de calidad y condensado en poco tiempo, porque la tecnología cambia a velocidad de vértigo. Con esta idea e inspirado en los espartanos, decidí crear la Agogé para aprender a programar.

Una formación intensiva con el objetivo fundamental de ofrecer a todos aquellos que quieran dar el salto, sea en conocimientos o sea en su carrera profesional como programador, el camino llano que me hubiera gustado haber encontrado cuando empecé. Un Bootcamp para aprender los lenguajes, frameworks, herramientas y metodologías que el mercado pide a gritos.

¿Qué lo diferencia del mercado?

En primer lugar, la amplitud, podrás leer Full Stack por doquier. Pero esto no es un programita donde sólo ver un stack en 3 semanas. No. Esto son entre 6 y 8 meses donde dominar 3 Stacks diferentes. Esto es aprender a programar con 3 veces más conocimiento, 3 veces más práctica, y 3 veces más posibilidades laborales.

Fundamentalmente es una formación para abrirte las puertas de manera rápida y sólida al mundo de oportunidades que hay ahora mismo para programadores, seas tu un chaval de 18 recién empezando, seas ya un carcamal como yo.

Si quieres adentrarte en la programación, sólo tienes que dejar tus datos. Y si quieres comprobar la calidad de los resultados, sólo tienes que ver nuestros testimonios.

 

** Exit: en el contexto de startups, es el método a través del cual se logra rentabilizar la inversión inicial.

Conoce nuestros Bootcamps

Full Stack Jr. Bootcamp – Aprende a programar desde cero
Desarrollo Web Full Stack Bootcamp
Desarrollo de Apps Móviles Full Stack Bootcamp
Big Data, Inteligencia Artificial & Machine Learning Full Stack Bootcamp
DevOps & Cloud Computing Full Stack Bootcamp
Ciberseguridad Full Stack Bootcamp
Máster en Tecnologías Exponenciales de la Computación
Marketing Digital y Análisis de Datos Bootcamp

¡Pide más información! Nosotros te llamamos