¿Qué es una nube privada y cuáles son sus ventajas?

Autor: | Última modificación: 25 de marzo de 2022 | Tiempo de Lectura: 4 minutos
Temas en este post:

Una nube privada o nube corporativa es un tipo de cloud que enfoca sus servicios exclusivamente en un solo cliente u organización, en lugar de trabajar con el público general. Esta herramienta le ofrece a las compañías todos los beneficios de una nube pública, pero añadiendo la opción de gestionar y personalizar los recursos y servicios, debido a que utiliza una estructura informática que se almacena en el entorno local; es decir, este tipo de nubes son diseñadas exclusivamente para el usuario final, por lo que este tiene un mayor control y responsabilidad sobre los servicios que utilizará.

Una nube privada permite aumentar el nivel de seguridad y privacidad del usuario a través del cortafuegos de la compañía, lo que garantiza la confidencialidad en las operaciones y datos de los usuarios y evita que terceros o proveedores externos puedan acceder a ella.

Sin embargo, un nivel más alto de control también implica un aumento en los gastos de gestión, administración y personal encargado, así como en la responsabilidad del cuidado del sistema. Esto se debe a que será la compañía dueña de la nube privada la que se encargue de mantener su funcionamiento, realizar actualizaciones, cambios y demás acciones necesarias.

Funcionamiento de la nube privada

El funcionamiento de una nube privada o private cloud está basado en el recurso de la virtualización, que combina las herramientas del hardware en conjuntos compartidos, es decir, que un mismo sistema físico tiene la capacidad de cubrir cada uno de los recursos que se necesiten, evitando que se creen entornos virtualizados para cada recurso de forma separada.

Además, una nube privada puede obtener estos recursos de una sola fuente y agregar un software de gestión que le permitirá manejar el proceso de gestión administrativa de la infraestructura como tal, así como de las diferentes plataformas, programas, aplicaciones y datos que se utilizan dentro de la nube. Este software también facilita que los administradores puedan realizar procesos de seguimiento respecto al uso de los recursos para así poder optimizarlo si es necesario. Del mismo modo, puede supervisar los puntos de integración y mantener o recuperar alguna información de valor.

Otro de los pilares del funcionamiento de la nube privada es la automatización, es decir, utilizar las herramientas tecnológicas que estén al alcance para que se encarguen de realizar labores que tradicionalmente se harían de forma manual. Este proceso no solo permite obtener mejores resultados en menos tiempo, sino que también hace que los trabajadores empleen su tiempo de trabajo en las labores que realmente requieran de su atención en lugar de en tareas tediosas que puede hacer una máquina. Esta herramienta contribuye a la función de autoservicio de una nube, mientras que su administración a cargo de un solo cliente la convierte en una nube de tipo privada.

Ventajas de una nube privada

Las nubes privadas ofrecen diferentes beneficios para los clientes, entre los que se incluyen:

Flexibilidad

🔴 ¿Quieres entrar de lleno al mundo DevOps & Cloud Computing? 🔴

Descubre el DevOps & Cloud Computing Full Stack Bootcamp de KeepCoding. La formación más completa del mercado y con empleabilidad garantizada

👉 Prueba gratis el Bootcamp en DevOps & Cloud Computing por una semana

Este tipo de nubes se caracteriza por su adaptabilidad en los recursos y soluciones que satisfacen las necesidades técnicas y corporativas, es decir, que la organización puede personalizar el entorno de la nube para cumplir con objetivos empresariales específicos.

Seguridad y privacidad

Al no tener que compartir recursos con otros clientes, una nube privada tiene la posibilidad de aumentar los niveles de control y seguridad de su sistema. La gestión interna de los datos y la prevención de acceso externo permiten que los datos de la nube se mantengan seguros, pues estos no son expuestos.

Aprovechamiento de recursos existentes

Un gran número de organizaciones ya cuentan con sistemas de recursos infraestructuralizados que pueden utilizar en el desarrollo y funcionamiento de su nube privada. De esta forma, evitan pagar por servicios o recursos que ya poseen.

Nubes privadas gestionadas y VPC

Aunque la responsabilidad de la gestión y el mantenimiento de las nubes privadas recae sobre cada cliente, también existen alternativas como las nubes privadas gestionadas, es decir, proveedores que se encargan de ofrecer estas herramientas como parte de un servicio gestionado.

Esto significa que el cliente o compañía será quien cree y utilice la nube privada, pero dejará que el proveedor externo cumpla las funciones de gestión y configuración. Esta estrategia es de gran valor para las organizaciones que tienen poco personal o están enfocados en la realización de otras labores, ya que podrán mejorar el servicio de nube e infraestructura a los usuarios sin tener la responsabilidad de controlarla.

Los recursos ofrecidos por estos proveedores también pueden aislarse y entregarse de manera independiente con elementos como la Infraestructura Como Servicio (IaaS) o la herramienta de Plataforma Como Servicio (PaaS).

Por su lado, la VPC o nube privada virtual es un modelo híbrido donde se ofrece un servicio o solución de nube privada, pero ubicada dentro de la infraestructura de un proveedor de nube pública. Esta arquitectura implica que el proveedor externo será quien determine y aísle una parte de su infraestructura de nube pública para utilizarla de forma privada.

¿Cuál es el siguiente paso?

Ahora que ya conoces qué es una nube privada o nube corporativa, cómo es su funcionamiento y cuáles son sus principales ventajas, no dudes en continuar con tu proceso formativo gracias a nuestro DevOps & Cloud Computing Full Stack Bootcamp, donde en menos de 6 meses aprenderás todo lo que necesitas saber para convertirte en un experto. ¡Inscríbete y destaca en el sector IT!

[email protected]