¿Qué es un hash y cuáles son sus aplicaciones?

Autor: | Última modificación: 27 de enero de 2022 | Tiempo de Lectura: 4 minutos
Temas en este post:

Aunque no hayamos escuchado mucho el término hash, es cierto que en cualquier conversación sobre ciberseguridad aparece este concepto. Pero, ¿qué es un hash? De forma resumida, se puede decir que son largas cadenas de números y letras que forman parte en el ámbito de la criptografía y también de los antivirus. En este post, te explicaremos detenidamente qué es un hash y sus principales aplicaciones en el área tecnológica.

El código hash es una sucesión alfanumérica de longitud fija, que identifica o representa a un conjunto de datos determinados (un documento, una foto, un vídeo, etcétera).

Es muy probable que lo hayas visto, por ejemplo, en algún documento oficial rubricado con firma electrónica en uno de los márgenes o al pie del documento. De esta manera, un ejemplo de hash podría ser un código de este tipo: 9c8245e6e0b74cfccg97e8714u3234228fb4xcd2.

La generación de estos códigos alfanuméricos se realiza a través de lo que se llama función hash. Se trata de un algoritmo matemático que transforma el conjunto de datos de entrada en una expresión alfanumérica que tiene una longitud predeterminada, lo que se conoce como código hash.

🔴 ¿Quieres entrar de lleno a la Ciberseguridad? 🔴

Descubre el Ciberseguridad Full Stack Bootcamp de KeepCoding. La formación más completa del mercado y con empleabilidad garantizada

👉 Prueba gratis el Bootcamp en Ciberseguridad por una semana

Características fundamentales de las funciones y los códigos hash:

Los códigos hash identifican de manera inequívoca el documento o conjunto de datos que representan. De esta manera, jamás se van a generar dos hash idénticos si los datos de entrada son diferentes o si se produce alguna alteración del input.

Por lo que se puede afirmar que los códigos hash son únicos. Por ejemplo, si aplicamos el algoritmo sobre un mismo archivo en varias ocasiones, siempre vamos a obtener la misma secuencia alfanumérica. Por el contrario, cualquier mínima alteración de los datos de entrada generarían un código hash completamente distinto.

Las funciones hash son unidireccionales. Esto quiere decir que a partir de los datos de entrada, van a generar el código hash. No obstante, partiendo del código hash, no se puede descifrar o inferir cuáles fueron los datos introducidos inicialmente. Esta característica es esencial para garantizar la seguridad de la tecnología.

Aplicaciones del código hash

Debido a que las funciones hash son rápidas, eficientes, económicas computacionalmente y únicas son muy usadas en la tecnología blockchain. De todos los usos de las funciones de hash en blockchain se pueden destacar los siguientes casos:

Creación de la dirección (Address Wallet)

Las direcciones de los monederos de criptomonedas son una representación segura de las claves públicas de la cartera. Las claves públicas, por lo general, son muy largas y complejas. Por este motivo, las blockchains utilizan funciones de hash para derivar una dirección más corta. Este proceso se usa en varias ocasiones para acortar la dirección y agregar una capa extra de seguridad.

Proceso de Minería

El proceso de minería es otra fase trascendente de la tecnología blockchain donde se usan las funciones hash. En Bitcoin, la minería hace un uso intensivo de cálculo de hashes SHA-256 de forma distribuida en cada uno de sus nodos. Los mineros son los responsables de calcular millones de hashes para crear nuevos bloques Bitcoin. El proceso también se usa para verificar las transacciones que se hacen en la red.

Contratos Inteligentes (Smart Contracts)

Esta es otra área donde se usan mucho las funciones de hashes. Las blockchains como Bitcoin, Ethereum, NEO o TRON hacen uso de contratos inteligentes para potenciar distintas aplicaciones.

Estas aplicaciones son manejadas por un contrato público entre partes. No obstante, muchos de estos datos son muy sensibles o muy grandes para ser almacenados en una blockchain. Por lo que la mejor forma de solventar estos escenarios es a través de funciones de hash.

A través de esto, todo el contrato es público pero la información enlazada o que se quiere mantener privada no es publicada. Ya que entre estos datos pueden incluirse nombres, direcciones, direcciones de monederos, datos de terceros participantes. Es decir, información privilegiada y solo de interés entre partes.

Los hashes también se usan para hacer contratos de versiones. Es decir, un contrato público tiene un hash único que viene dado por lo que dice el contrato. Si el contrato es modificado, el contrato anterior es terminado y se genera uno nuevo con un nuevo hash. Con este mecanismo, el hash determina el contrato correcto a usar dentro de una aplicación descentralizando y facilitando su control. Otro uso de las hash en contratos inteligentes es, por ejemplo, para marcar la validez y autenticidad del mismo.

Además de estas funcionalidades de las hash en criptografía, también existen otras prácticas en ciberseguridad donde se incluyen esta tecnología.

Gestión de contraseñas

Habitualmente, los servicios online guardan y gestionan las contraseñas en formato hash y no en texto, para una mayor privacidad y seguridad. De esta manera, en los procesos de recuperación de contraseñas, también se utilizarían estos códigos en lugar de expresiones de texto plano.

Detección de malware

La utilización de códigos hash que identifican a determinados programas maliciosos permiten detectarlos y eliminarlos de forma más eficiente y precisa. Por tanto, es una tecnología muy utilizada en la industria de los antivirus.

Detección de infracciones de derechos de autor

De forma similar al anterior caso, cuando determinados servicios que detectan contenidos con derechos de autor, pueden asociarles un hash que sirva para detectar posteriormente nuevos usos de ese material, de forma automática y muy eficiente.

Hemos compartido qué es un hash y también algunas de sus aplicaciones donde destacan las que tienen que ver con criptografía y la ciberseguridad.

¿Por dónde seguir?

Si estás buscando un sector en crecimiento dentro del entorno digital, que además te aporte satisfacción personal, el mundo de la ciberseguridad es la respuesta. Y si lo que quieres es una puerta de entrada, nuestro Ciberseguridad Full Stack Bootcamp es lo que necesitas. Échale un vistazo y escríbenos para más información.

[email protected]

Prueba gratis el

Ciberseguridad

Full Stack Bootcamp por una semana

Vive la experiencia KeepCoding como uno de nuestros Bootcampers por una semana y aprende de:


  • Cybersecurity 101
  • Criptografía
  • Desarrollo Seguro de Aplicaciones