4 tipos de amenazas a correos electrónicos

Autor: | Última modificación: 16 de septiembre de 2022 | Tiempo de Lectura: 3 minutos

¿Conoces cuáles son los principales tipos de amenazas a correos electrónicos? El correo electrónico o email es el vector de ataque más utilizado hoy en día por los hackers de sombrero negro, ya que es una tecnología antigua, pero que todavía se usa con altísima frecuencia. Los ciberdelincuentes aprovechan descuidos de los usuarios y errores en la configuración de sus cuentas de correo para infiltrarse en sus bandejas de entrada con mensajes que podrían contener malware, estafas o extorsiones.

Tanto miembros de organizaciones como los usuarios individuales nos encontramos expuestos constantemente a los ciberataques por correo, ya que hay un sinnúmero de técnicas que los hackers maliciosos pueden utilizar. Por eso, es necesario conocer las diferentes herramientas y hábitos de protección ante las ciberamenazas que se esparcen por este medio.

En este post, hablaremos sobre los métodos más comunes que utilizan los ciberdelincuentes para llegar a sus víctimas a través de esta tecnología. A continuación, te explicaremos cuáles son los diferentes tipos de amenazas a correos electrónicos y cómo puedes evadirlas con facilidad.

4 tipos de amenazas a correos electrónicos

Existen principalmente cuatro tipos de amenazas a correos electrónicos que debemos aprender a evitar en nuestros sistemas corporativos e individuales. Dichas ciberamenazas son:

  • Malware.
  • Phishing.
  • Spam.
  • Scam.

A continuación, veremos en detalle de qué trata cada una de ellas.

Malware

Para que se considere que un correo electrónico contiene malware, es necesario que traiga algún archivo malicioso adjunto en su estructura. Este archivo debe ejecutar tareas maliciosas o directamente el payload del ciberataque.

🔴 ¿Quieres entrar de lleno a la Ciberseguridad? 🔴

Descubre el Ciberseguridad Full Stack Bootcamp de KeepCoding. La formación más completa del mercado y con empleabilidad garantizada

👉 Prueba gratis el Bootcamp en Ciberseguridad por una semana

Si el programa malicioso con el que los atacantes realizarán el hackeo no se encuentra adjunto al correo, entonces no se considera que este contenga malware en sí. Es decir, si el correo cuenta con una dirección URL o una serie de instrucciones engañosas, no se considera directamente como una amenaza de malware.

Phishing

El phishing es uno de los tipos de amenazas a correos electrónicos más comunes. Se trata de una técnica de engaño basada en enviar un correo electrónico (o cualquier otro tipo de mensaje digital) con el fin de llevar a la víctima a cometer alguna acción indeseada. Por ejemplo, un correo de phishing podría hacerse pasar por un operador de telefonía móvil y cobrar una factura falsa. Si el ataque es dirigido y personalizado, entonces se le denomina spear phishing.

Para evitar ataques de phishing, es necesario implementar herramientas de threat hunting que identifiquen los dominios maliciosos antes de que estos lleguen a los usuarios. También es útil realizar campañas educativas dentro de las organizaciones para prevenir este modo de ataque.

Spam

El spam también es uno de los tipos de amenazas a correos electrónicos más frecuentes. Se basan en el bombardeo de información no deseada a un usuario, con el fin de que este adquiera algún compromiso comercial con el remitente. El spam podría contener elementos maliciosos y, además, es altamente fastidioso para los usuarios. Por eso, actualmente los servicios de correo electrónico cuentan con funciones especiales para detectar el spam y descartarlo de la bandeja de entrada.

Scam

El término scam, en seguridad de correos electrónicos, se refiere a las extorsiones que pueden ocurrir por este medio. Esto es, la actividad que cometen algunos grupos criminales de obtener información personal y sensible de la víctima para extorsionarla bajo la amenaza de publicarlo todo. Este tipo de crímenes se puede evitar teniendo mucho cuidado con los sitios web que se visitan y el tipo de información que se comparte en ellos (por ejemplo, fotografías, datos personales o bancarios, etc.).

¿Cómo protegerse de estas amenazas?

Ya hemos visto los cuatro tipos de amenazas a correos electrónicos más comunes de encontrar en la red. Ahora, hablaremos sobre cómo protegerse y evitar estos modos de ciberataque.

En primer lugar, para protegerse de este tipo de amenazas, es necesario configurar adecuadamente los protocolos de seguridad para correo electrónico. En cuentas de correo corporativas, es imprescindible y muy fácil llevar a cabo esta configuración. Los tres protocolos fundamentales para el análisis de correo electrónico son:

  • SPF: Sender Policy Framework es un protocolo que verifica los servidores de origen del correo electrónico.
  • DKIM: es un protocolo de firmas digitales que garantiza la integridad y la autenticidad del mensaje.
  • DMARC: es un protocolo que verifica que el SPF y DKIM funcionan correctamente; de lo contrario, rechazará el correo electrónico.

¿Cómo aprender más?

Si quieres saber más sobre los diferentes tipos de amenazas a correos electrónicos, con la guía de un analista de malware experto, no puedes perderte nuestro Ciberseguridad Full Stack Bootcamp. En pocos meses, serás capaz de superarte a ti mismo y especializarte en este sector de alta empleabilidad para darle un giro a tu vida. ¡Inscríbete ya y triunfa en el mundo IT!

[email protected]

¿Sabías que hay más de 24.000 vacantes para especialistas en Ciberseguridad sin cubrir en España? 

En KeepCoding llevamos desde 2012 guiando personas como tú a áreas de alta empleabilidad y alto potencial de crecimiento en IT con formación de máxima calidad.

 

Porque creemos que un buen trabajo es fuente de libertad, independencia, crecimiento y eso ¡cambia historias de vida!


¡Da el primer paso!