Cómo darle un giro a tu vida y especializarte en Mobile [Caso de Éxito]

Contenido del Bootcamp Dirigido por: | Última modificación: 17 de abril de 2024 | Tiempo de Lectura: 5 minutos

Algunos de nuestros reconocimientos:

Premios KeepCoding

En este caso de éxito, Miriam Sánchez, originaria de Madrid y exalumna del Desarrollo de Apps Móviles Full Stack Bootcamp, nos demuestra que no hay que tener miedo al cambio. En su vida ha realizado varias transformaciones laborales para perseguir siempre el objetivo de estar contenta y satisfecha con su trabajo. Darle un giro a tu vida y especializarte en Mobile es posible y este ha sido el último gran hito en su carrera laboral.

¿Cuándo y por qué entraste en el mundillo de la programación?

A los 8 años lo tuve claro: quería hacer videojuegos. Acabé estudiando un módulo superior de programación y empecé en 2001 a trabajar de ello, justo con las prácticas del módulo.

No he llegado a hacer videojuegos, pero sí he trabajado en postproducción de vídeo, diseño y programación; solo me falta combinarlo.

Háblanos un poco sobre tu experiencia laboral.

Mi experiencia es extensa y diversa. Estuve 8 años trabajando en consultoría informática; en aquellos tiempos se hacían muchas horas extra y eso me quemó.

Como siempre me interesé por el tema de postproducción audiovisual, pedí una excedencia para hacer un máster de un año en dirección y postproducción de vídeo. Durante 3 años, fui autónoma y me dediqué a ello, pero es un mundo muy duro, en el que muchas veces trabajas prácticamente gratis. Eso sí, tuve la suerte de conocer a mucha gente y trabajar en publicidad, televisión, cortos… Me divertí mucho.

Entonces llegaron los primeros productores para los que trabajé. Se inventaron un juguete licenciado y, como había trabajado en el extranjero y gestionado equipos deslocalizados, me ofrecieron la oportunidad de llevar el equipo de diseño en Madrid. Así, acabé gestionando la producción en las fábricas Chinas.

¿A qué te dedicabas laboralmente antes de hacer el Bootcamp?

Diseño y producción de juguetes licenciados. Fue una buena época. Ahí desarrollé el trabajo más manual y divertido, era como jugar haciendo maquetas y diseñando. Además, era un ambiente muy chulo.

Pero la cosa se torció y una mala gestión llevó a la empresa a pique. En ese momento, supe que tenía que reciclarme y volver a mis inicios. Fue entonces cuando me apunté a vuestro Bootcamp. Son esas señales que te da a veces la vida y te dicen que es el momento.

¿Por qué decidiste reciclar tu perfil profesional de ese sector al mundo mobile?

Siempre me había gustado el tema de las aplicaciones móviles. Que hubiera cambiado de actividad profesional no significa que hubiera dejado el mundo de la programación, siempre hacía cosas, como alguna web.

Intenté por mi cuenta aprender a programar para móvil, pero me resultaba muy duro compaginarlo con el trabajo y, al venir de un entorno tan distinto como .Net, no lograba cambiar la visión.

¿Qué te llevó a escoger el Bootcamp Mobile de KeepCoding?

Un amigo y compañero de aventuras en la empresa de juguetes se apuntó con vosotros al Bootcamp de Web, pero yo estaba interesada en Móvil o Big Data. Finalmente me decanté por Móvil porque me resultaba más interesante y así podría seguir compaginando mi conocimiento en diseño.

¿Qué tal fue tu experiencia en el Bootcamp?

¡Muy buena! El equipo de profesores no pudo ser mejor, todos muy jóvenes, pero con mucho conocimiento; y los compañeros, fantásticos. Aunque había pocas chicas, he de decir.

¿Cuál fue tu mayor reto dentro del Bootcamp?

Mi mayor reto fue cambiar el chip de lo que conocía de .Net a la estructura de programación móvil. Aunque lo más duro fue compaginarlo con un bebé de 1 año.

¿Crees que esta formación te ha proporcionado un cambio relevante en tu vida laboral?

Ya había estado en el mundo IT muchos años atrás y sabía lo que era, pero sí me ha aportado una mejora en cuanto a poder exigir más respecto a mis condiciones laborales.

Un mes después de acabar el Bootcamp, empecé a trabajar en una gran empresa española muy conocida, justo una semana antes del encierro de la pandemia. Fue duro empezar un trabajo nuevo y complejo, en algo que estaba aprendiendo, y con un niño de 2 años.

Pero salí al paso, como siempre, y por fin este verano pasado pude cambiarme y elegir un proyecto que me interesaba más. El proyecto en el que estoy ahora es muy grande para banca y también está un chico que fue mi profesor en KeepCoding. ¡La comunidad keepcoder se va encontrando!

¿Qué gran objetivo quieres conseguir ahora?

El año pasado di un paso más en mis objetivos al cambiarme de empresa para poder trabajar en proyectos más actuales tecnológicamente. Mi siguiente reto es seguir aprendiendo mucho más y meterme en SwiftUI.

¿Notas una mejora sustancial de sueldos si comparas lo que cobras ahora y lo que cobrabas antes de hacer el Bootcamp?

Si comparamos con otro sector, sí. Aunque yo venía de una empresa en la que estaba mal pagada para la posición en la que estaba.

Personalmente, creo que hay una desproporción por parte de las empresas ahora mismo en cuanto a sueldos. A veces se pagan unos sueldos desorbitados para un junior con 1 año de experiencia y, por muy bueno que sea o muy puntera que sea la tecnología, luego esas personas tienen menos proyección, pueden estancarse en ese sueldo y surgen las frustraciones.

Con independencia del sueldo, ¿crees que ahora tienes muchas más oportunidades laborales que antes?

Todo está cada vez más informatizado y digitalizado, así que estar en alguna de las últimas tecnologías te brinda más oportunidades. Por eso hay que reciclarse, y si no lo haces, es porque no quieres o te has acomodado.

Este sector siempre ha estado lleno de oportunidades, aunque sí creo que hay más competencia. En mobile, Big Data, web o DevOps nos encontramos en una posición privilegiada en la que, en muchas ocasiones, el empleado puede elegir con qué quedarse. Eso antes no pasaba, porque no se peleaban tanto por un empleado entre empresas. Ahora estamos en posición de elegir y exigir ciertas características en el puesto de trabajo.

Déjanos un consejo para quien se esté planteando entrar en este mundillo.

Que se anime siempre y cuando sea algo que le atraiga y le guste, que no se meta solo por el hecho de que hay más trabajo y mejores sueldos. Conozco mucha gente que acaba frustrada porque se metió en este sector por esos motivos, pero realmente no disfrutan programando. El trabajo ocupa en ocasiones más de un tercio de tu tiempo diario; hay que disfrutarlo, si no te vuelves miserable.

También hay que tener claro que hay que estar dispuesto a estar formándose continuamente, en esta profesión o te reciclas o mueres. Siempre hay algo nuevo que estudiar y aprender.

Para conocer más sobre la historia de Miriam Sánchez, te dejamos su perfil de LinkedIn.

Miriam nos asegura que no hay que tener miedo al cambio, sino que hay que disfrutarlo. En este sector mayoritariamente masculino, poco a poco estamos consiguiendo que el número de mujeres aumente y, en casos como el de Miriam, queda demostrado que la pasión por el mundillo IT es fuerte y necesaria en el sector.
Si tu también quieres ser uno de nuestros casos de éxito y formarte para entrar o seguir avanzando en este sector, no dudes en echarle un vistazo a nuestros bootcamps en tecnología y programación. ¡Pide información ahora y atrévete a dar el paso que cambiará tu vida!

Posts más leídos