De celador hospitalario a programador [Caso de Éxito]

Autor: | Última modificación: 19 de mayo de 2023 | Tiempo de Lectura: 5 minutos

Algunos de nuestros reconocimientos:

Premios KeepCoding

Emilio Pérez es de Sevilla, aunque ya lleva 13 años residiendo en Madrid. Ha tenido empleos de lo más variados y cursó el Aprende a Programar desde Cero Full Stack Jr. Bootcamp para lograr un cambio en su vida profesional, con lo que ha pasado de celador hospitalario a programador. En pocos meses, ha convertido su afición en su trabajo y ha conseguido su primer puesto de prácticas en el mundillo IT.

Para conocer mejor el caso de éxito de Emilio, no te pierdas esta entrevista.

¿Cuándo y por qué entraste en el mundillo de la programación?

Los ordenadores me han gustado toda la vida. He trasteado con ellos desde pequeño con cosas muy básicas, como la consola de Windows. Escribir en una línea de comandos siempre me ha parecido muy guay. Soy muy cinéfilo, con predilección por la ciencia ficción, y las pelis como Juegos de guerra (1983), Hackers (1995) o Matrix (1999), donde la gente hacía «movidas muy gordas» con los ordenadores, me encantaban.

Pero pese a mi filia tecnológica, no fue hasta hace bien poco cuando decidí unir «algo que me gusta» con «salida profesional». Así llegué a vosotros, después de haber hecho una intentona con la carrera de ingeniería informática, que dejé porque me di cuenta de que me iba a tomar un tiempo del que no disponía, ya que lo que realmente quería era «inyectarme» de la manera más rápida posible en el mundo laboral.

Háblanos un poco sobre tu experiencia laboral

He hecho un poco de todo. Me formé como técnico superior de laboratorio clínico, pero he estado trabajando en hostelería, en unos cines, también tuve mi propio negocio (un Cine-Bar muy coqueto en Lavapiés, Madrid, que se llamaba Dr.Steam), luego pasé a ser técnico de control de stock de pequeñas y grandes superficies… Finalmente, desde la pandemia y hasta ahora, he estado trabajando como celador hospitalario.

Actualmente, compagino mi trabajo en el hospital con las prácticas en Bosonit, gracias a una reducción de jornada.

¿Por qué decidiste reciclar tu perfil profesional al mundo de la programación?

Es algo que siempre me ha gustado. Y como se puede leer en mi experiencia laboral, no me importa hacer de todo. Siempre he buscado crecer y mejorar en estabilidad y no me ha importado reinventarme a lo largo de mi vida. Supongo que un nuevo cambio hacia algo que, además, me gusta ha sido un paso natural.

¿Qué te llevó a escoger el Bootcamp Cero de KeepCoding?

Primero debería hablar de por qué el formato Bootcamp en sí. Tengo 35 años y la carrera me iba a tomar mucho tiempo. Prefería entrar ya en el mundo laboral e ir creciendo, en vez de formarme de un modo más completo y, para cuando estuviera listo, que ChatGPT32 se hubiera comido mi puesto de trabajo como junior.

¿Por qué desde Cero? Porque aunque había tocado cositas e incluso conocía los fundamentos de la programación, me informé y sabía que al acabarlo iba a cimentar conocimientos y también adquirir otros nuevos. No me veía lo suficientemente suelto como para meterme en un Bootcamp «de mayores».

¿Qué tal fue tu experiencia en el bootcamp?

Bastante buena. El formato es exigente; me alegré de escoger el Cero, porque tuve que conciliar estudios, trabajo y paternidad. Ese fue mi mayor reto. 

Si hubiera escogido un bootcamp especializado, lo habría pasado mal, la verdad. Y, debido a eso, seguramente habría aprendido menos. Necesitas un mínimo de horas para poder echarle.

Era mi primera experiencia en algo así y no tengo con qué compararlo, pero os puedo decir que todo bien, tanto compis como profes. ¡Bravo!

¿Crees que el bootcamp te ha proporcionado un cambio relevante en tu vida laboral?

Un rotundo sí. Gracias a la formación y a los puentes que ofrecen desde la Bolsa de Talento me ha sido relativamente fácil conseguir un contrato de formación/prácticas con posibilidad de quedarme en la empresa al terminar. El bootcamp me ha dado todo lo que quería conseguir. 

En mi experiencia personal, se me han abierto más posibilidades laborales, lo cual siempre es positivo, y no ha empeorado nada.

¿Cómo te ha ayudado la Bolsa de Talento?

Gracias a los canales de ofertas vi una que me pareció interesante. Luego ya eres tú como interesado el que tiene que pasar el proceso de selección de la empresa ofertante. Aun así, está claro que sin ese puente creado por la Bolsa de Talento no hubiera podido aspirar al puesto

¿Qué gran objetivo quieres conseguir ahora?

Quiero llegar a ser lo suficientemente competente como para que paguen por ello. Para mí sería una virguería pasar, en 4 meses de Bootcamp más otros 4 o 6 meses de formación (es decir, en menos de 1 año), del punto A al punto B, laboralmente hablando. Es una reinvención profesional y meterte en un gremio con mucho margen de crecimiento y una cantidad de oportunidades brutal. Recordemos que mi primer plan era ir a la universidad, que son un mínimo de 4 años.

¿Notas una mejora sustancial de sueldos si comparas lo que cobras ahora y lo que cobrabas antes de hacer el Bootcamp?

No considero una buena práctica centrarse en lo económico de primeras. Muchas personas pueden verse cegadas por la codicia al leer titulares como «Programador gana X euros al mes haciendo esto» o «Sueldos de X euros trabajando desde casa». Por favor, aterricemos.

Nadie en su sano juicio va a pagarte si no eres competente. Y para ser competente debes meterte caña, y para eso necesitas tiempo y energía, pero sobre todo tiempo, para adquirir experiencia.

Entonces, partiendo de esa base, ¿hay una mejora salarial? Depende de en qué trabajes, pero lo normal en tecnología es que siendo un aprendiz te paguen unos 1200€ netos/mes, que es lo que cobra un celador hospitalario, por ejemplo.

Ahora bien, en el margen de crecimiento está la miga, amigo. Ese sueldo, con el paso del tiempo y la adquisición de experiencia, se multiplica de forma exponencial. Y entonces ahí sí es cuando tienen sentido esos titulares; se puede cobrar eso, pero antes tienes que pasar por la fase de novato.

Y con independencia del sueldo, ¿crees que ahora tienes muchas más oportunidades laborales que antes?

Por supuesto. Aún estoy en prácticas, pero está claro que ya he ganado. En el mejor de los casos, consigo un contrato y cambio de profesión, y en el peor de los casos me llevo una formación pagada, ya que tengo la suerte de que esta empresa hace una aportación a la formación, lo que se agradece.

Déjanos un consejo para quien se esté planteando entrar en este mundillo

Lo primero, valora tu situación, saca tu mente de estratega y busca el camino que más te funcione hacia el objetivo que persigues.

Si estás leyendo esto, imagino que quieres un cambio laboral. Si es solo por dinero, recuerda lo que he dicho unas líneas más arriba; si es porque te gusta, tienes mi ejemplo por si te vale de algo. Según la edad que tengas, puedes valorar invertir más tiempo en otro tipo de formación.

Solo puedo decir que no tengo ninguna pega sobre el Bootcamp Cero de KeepCoding, que el mundo IT es vasto y sigue habiendo hueco para ti, por mucho ChatGPT que haya.

Si quieres saber más sobre la experiencia de Emilio Pérez, puedes consultar su perfil de LinkedIn o incluso visitar el repositorio de su proyecto final del bootcamp en GitHub.

La reinvención laboral y el deseo de dedicarse a su pasión llevó a Emilio a darle un giro a su vida; de este modo, pasó de celador hospitalario a programador en cuestión de meses. Si tú también quieres reinventarte, nuestros bootcamps en programación y tecnología son el paso que necesitas para entrar y desarrollarte en el sector IT. ¡Solicita más información y descubre cómo conseguir todas tus metas!