De comerciante a programar un fotomatón [Caso de Éxito]

Contenido del Bootcamp Dirigido por: | Última modificación: 8 de julio de 2024 | Tiempo de Lectura: 5 minutos

Algunos de nuestros reconocimientos:

Premios KeepCoding

Tenemos un nuevo Caso de Éxito en KeepCoding. Se trata de Rudy Hostyn, un KeepCoder del Bootcamp de Programación desde Cero, que tras estudiar ciencias económicas y empresariales decidió profundizar su conocimiento en programación a través de KeepCoding.

Rudy nació en Alicante, pero es de origen belga y se considera un muy buen estudiante y por ello, no ha parado de formarse en su área profesional y ahora abarcando también el sector tecnológico.

Hablamos con Rudy y esto fue lo que nos contó:

La experiencia laboral de Rudy

Siempre me gustó el mundo empresarial. Mi padre tenía una pequeña industria manufacturera que trabajaba para otras empresas; no comercializaba. Le pregunté si podíamos hacer un intento de venta en el mercado exterior (exportación) y confió en mí. Compaginé los estudios universitarios con esta tarea. Funcionó muy bien.

Este hecho, sin yo saberlo, marcó mis inicios. Me di cuenta de que me gustaba. Y me di a conocer en el entorno empresarial en el que se movía mi padre. Antes de acabar la carrera tenía varias ofertas de trabajo. Las rechacé: quería seguir preparándome. Continué en la universidad y obtuve mi primer Máster en comercio internacional.

Las ofertas que tenía antes se mantuvieron por lo que no me resultó difícil mis comienzos laborales. Un mundo de vértigo: aviones, países, culturas… Recuerdo desayunar en Hong Kong, comer en Doha y cenar en Madrid.

¿Cuándo entraste al mundillo de la programación?

Pero el mundo de la exportación no es solamente comprar billetes y visitar clientes. Hay que saber qué vender, cuando venderlo, a quién venderlo, precios, competencia… Hay un montón de datos que hay que manejar. Y en los años 90 no había muchas herramientas.

Ahí empecé mi primer contacto con la programación. Conseguí vincular los datos contables con Microsoft Access y crear mis propias tablas. Sin darme cuenta y con la ayuda de libros especializados fui aprendiendo SQL, Visual Basic y VBA para transformar todos esos datos que obtenía en información. Cuando estaba frente al cliente yo conocía mejor que él lo que necesitaba y sabía lo que ofrecía la competencia. Podéis entender que así la venta era sencilla.
Este trabajo continuó durante unos años pasando por varias fases. La última ya me encontraba viajando un par de veces al año trabajando como freelance. Esto me dio mucho tiempo libre.

En pleno proceso de preparación de mi boda. Me dijo la que entonces era mi novia: ¿Ponemos un fotomatón en nuestra boda? Ese momento, que recuerdo perfectamente, marcó un giro total en mi carrera. Por supuesto le dije que sí. ¡Ay! Busqué y busqué alquiler de fotomatones y no había ninguna empresa que se dedicara a eso.

Lo solucioné creando un fotomatón casero que funcionaba bien. Y una vez hecho pensé… “Si no hay fotomatones en el mercado, ¿Por qué no ofrecer el mío?”. Ahí comienza mi segundo contacto con la programación: esta vez HTML. Con ayuda de manuales hice mi primera página web. La subí a un servidor y empecé a ofertar los servicios de alquiler de fotomatón. Un éxito.

Todo esto se hizo muy grande. Tuve que buscar profesionales que hicieran la página Web, SEO y SEM. En este punto los costes eran muy elevados y estaba dejando el “core business” en manos de terceros.

Decidí hacer mi segundo máster: Marketing digital. Seguía aprendiendo programación: HTML, CSS y algún concepto básico de Javascript. Esto me cambió totalmente la empresa. Era yo el que gestionaba tanto el SEO como el SEM. Adaptaba la página web a mis necesidades a diario. Los resultados fueron espectaculares.

Y una vez en este mundo te das cuenta de que siempre quieres más. Ya estaba atrapado por el mundo de la programación. Me encantaba controlar todos los elementos. Sentí la necesidad de crear muchas cosas:

  • Chatbots para aumentar la rapidez de respuesta a los clientes.
  • Automatizar los procesos. Quería que todo lo obtenido en la WEB quedara en la base
    de datos de Access.
  • Crear un configurador de precios y gestión automática de reservas.
  • Que las fotos del fotomatón suban directamente a la WEB.
  • Y mucho mas.

Algunas cosas las hice por mi cuenta, otras apoyándome en profesionales, pero necesitaba controlarlo yo todo.

¿Por qué decidiste hacer este Bootcamp?

Con la llegada del COVID la actividad paró totalmente. No había nada que hacer. Esa fue mi gran oportunidad para dar el siguiente paso: Python.

Tuve la suerte de encontrar a Keepcoding, unos grandes profesionales de la enseñanza y en apenas 4 meses me han enseñado a hacer cosas maravillosas. Para mí el curso fue como una puerta que se abre a un mundo infinito.

¿Qué tal fue tu experiencia en el Bootcamp?

El bootcamp fue espectacular. En mi caso fue 100% online, pero era como si estuviéramos todos en una misma aula. Fue todo muy fluido. Era el Bootcamp aprende a programar desde cero. Durante los 3 meses de curso, fuimos avanzando sin darnos cuenta. Es como cuando haces senderismo y subes una montaña. Vas andando, disfrutando y cuando de repente miras hacia atrás te preguntas ¿Todo esto hemos subido ya?

Y, siguiendo con la metáfora, ascendimos mucho. Al final tienes una visión global de la programación. Lo veo todo fácil. Me siento con capacidad de enfrentarme a cualquier cosa.

¿Cuál fue tu mayor reto dentro del Bootcamp?

Lógicamente el nivel al que llegué me obligó a invertir mucho tiempo para conseguirlo. Pero al final, con mucho Google, paciencia y esfuerzo, lo consigo. Y algún café que otro. Tanto que estoy haciendo cosas que nunca pensé que podría hacerlas.

¿Qué gran objetivo querías conseguir?

Mi objetivo haciendo el curso era optimizar procesos en la empresa, generar respuestas rápidas y establecer herramientas de control. Dentro de mis objetivos no estaba hacer mi propia aplicación de fotomatón. Pero la he hecho y he añadido características que mejoran mucho mi servicio por lo que estoy sacando un rédito importante.

¿Crees que esta formación te ha proporcionado un cambio relevante en tu vida laboral?

La respuesta es sí; lo ha sido. Yo empecé mi carrera universitaria en Valencia el mismo año que empezó la licenciatura de informática.

Ahora es muy tarde para que alguien quiera contratar a una persona de mi edad. Pero estoy muy animado porque eso no significa que haya sido una pérdida de tiempo y dinero. Uso esa combinación de experiencia y conocimientos para crear un producto acabado. Esto lo he aplicado al crear la aplicación de fotomatón que os he comentado anteriormente. He
combinado mi gran experiencia en un sector con mis conocimientos de programación para mejorar un servicio que me va a permitir entrar en otros segmentos de mercado e incluso reducir costes.

Déjanos un consejo para quien esté pensando entrar al mundillo de la programación.

No tengáis miedo a iniciar una nueva etapa. Me dio miedo el meterme en este curso rodeado de gente muy joven y con muchas ganas y he conseguido transformar este miedo en ilusión. Mucho de esto lo ha conseguido KeepCoding y en especial, necesito nombrar a Ramón, mi profesor.

Si quieres saber más de Rudy y sus proyectos aquí te dejamos su Linkedin. Este Caso de Éxito nos ha demostrado que no importa qué edad tengas para seguir reinventándote y aprendiendo de otras áreas profesionales.

Si quieres convertirte en nuestro próximo caso de éxito, nuestros Bootcamps llevarán tu carrera de 0 a 100, para que logres entrar a un sector lleno de mejores oportunidades. Descarga el temario y descubre cada detalle:

Posts más leídos