Evolución en el mundo del desarrollo web [Caso de éxito]

Autor: | Última modificación: 12 de febrero de 2024 | Tiempo de Lectura: 3 minutos

Algunos de nuestros reconocimientos:

Premios KeepCoding

En el fascinante mundo del desarrollo web, la experiencia es un tesoro invaluable que marca la diferencia entre el éxito y el estancamiento. Javier Rodríguez Falces, con más de dos décadas de inmersión en la programación, personifica este principio con una trayectoria notable. Es de Madrid y ha labrado su camino con dedicación y pasión para, actualmente, trabajar como arquitecto de software. Con el Desarrollo Web Full Stack Bootcamp le dio un impulso a sus conocimientos para mantenerse actualizarlo y seguir creciendo.

A través de esta entrevista, nos invita a adentrarnos en su viaje profesional y su evolución en el mundo del desarrollo web. Descubre cómo Javier ha consolidado su posición como un verdadero caso de éxito en el competitivo mundo tecnológico.

¿A qué edad empezaste a programar?

Empecé a programar con apenas 8 años en GW Basic, en un Spectrum 16kb.

Háblanos un poco sobre tu experiencia laboral

Por un negocio familiar, una asesoría, tengo mucho conocimiento en materia fiscal, contable y laboral. Cuando dejé esta empresa para hacer de mi vocación mi profesión, trabajando como freelance, abordé tareas tanto de programación como de sistemas. Ahí es cuando adquirí muchísima experiencia, ayudando a empresas a realizar sus proyectos. He trabajado para una gran variedad de clientes, desde autónomos hasta pequeñas y medianas empresas, grandes empresas, sector público y banca.

¿Por qué decidiste cursar un bootcamp para seguir formándote?

En cada proyecto que he abordado he aprendido siempre conceptos teóricos y prácticos (es lo que más me gusta), aunque siempre noté que me faltaba un punto de coordinación en el aprendizaje, alguien que pusiera cordura y orientara las materias. Intenté hacerlo solo, pero al final lo iba dejando y no tenía constancia ni rutina.

¿Por qué elegiste el Bootcamp Web de KeepCoding?

Había varias opciones muy interesantes dentro de KeepCoding. Al final me decidí por el Bootcamp Web porque quise avanzar en materia de JavaScript, sobre todo en backend. Aunque yo he abordado también muchos proyectos frontend, no profundicé con JS más allá del DOM y en backend haciendo AJAX, así que esta fue la razón. Me decidí por KeepCoding porque me inspiraron mucha confianza y eso que venía de malas experiencias anteriores.

¿Qué tal fue tu mayor reto en el bootcamp?

El horario, sin duda. Fue un esfuerzo casi titánico dado que, además de trabajar, somos cuatro en casa y mis hijas eran pequeñas. Además de valorar el conocimiento adquirido, valoro mucho a las personas que han pasado por esta experiencia.

¿Crees que el bootcamp te ha proporcionado un cambio relevante en tu vida laboral?

Sí, sin duda. Y no solo por las materias principales, porque también son tremendamente importantes muchas otras cosas en las que se profundiza. Por ejemplo, recuerdo pasar de un nivel muy bajo de GIT a prácticamente dominarlo, aprender muchísimo en materia de DevOps o gestión de proyectos…

¿Qué gran objetivo quieres conseguir ahora?

Asentarme en mi actual puesto como arquitecto de software en Sprinter. Aunque he abordado tareas y he llevado equipos como Team Lead de arquitectura, no ha sido mi tarea principal como es ahora. Estoy en un ecosistema muy complejo, con grandes dependencias, software desarrollado por nosotros y externo y estoy aprendiendo muchísimo. Tengo la suerte de tener unos compañeros de arquitectura que se dejan la piel por el equipo.

Déjanos un consejo para quien se esté planteando entrar en el mundo de la programación

Adelante, sin dudarlo. No solo por el momento actual y las oportunidades laborales que hay, sino por poder trabajar en algo en lo que nunca dejas de aprender, algo que está en constante evolución. Puede parecer un abismo, especialmente si no se ha tocado programación antes, pero todo el mundo puede.

En resumen, la historia de Javier es un faro de inspiración en un océano de desafíos. Su viaje desde los albores de la programación hasta su destacado rol como arquitecto de software nos enseña que la determinación, la pasión y la búsqueda constante de conocimiento son pilares indispensables para alcanzar el éxito en el vertiginoso universo del desarrollo web.

Su relato no solo nos motiva, sino que también nos recuerda que cada obstáculo superado es un peldaño más hacia la cima, y que en este emocionante viaje tecnológico, el horizonte está lleno de oportunidades para quienes se atreven a perseguirlas. Si tu también deseas alcanzar tus sueños en el sector IT, no te pierdas nuestros bootcamps en programación y tecnología. ¡El futuro que deseas estás más cerca de lo que crees!