¿Hay crisis en el sector de la tecnología?

Contenido del Bootcamp Dirigido por: | Última modificación: 8 de marzo de 2024 | Tiempo de Lectura: 7 minutos

Algunos de nuestros reconocimientos:

Premios KeepCoding

Lo primero es definir algunos términos que nos van a ser muy útiles para entender lo que está ocurriendo, tanto en la economía en general como en nuestro mercado en particular.

  • Reajuste: cuando las empresas despiden a gente que NO necesitan.
  • Crisis: cuando las empresas despiden a gente que SÍ necesitan.
  • Depresión: cuando el despedido eres tú.

TL;DR: hay reajuste en el mercado y crisis en Facebook y Google.

Lo que pienso demostrar es que, salvo algunas empresas muy concretas (Facebook o Google), lo que está pasando es un reajuste: se despiden personas innecesarias o poco necesarias, se reducen costes de cara al mercado, pero, al mismo tiempo, se siguen contratando perfiles técnicos en grandes cantidades.

Para muestra, un botón. Anuncio que me ha salido en el móvil hoy mismo:

¿Hay crisis en el sector de la tecnología?

Lo que demuestra esto es cierta desesperación, un sentimiento muy común en todos los departamentos de RRHH de tecnología.

¿Otro ejemplo más? Hace poco, una consultora española, que pierde de media 300k euros al mes por proyectos de desarrollo móvil que no puede atender por falta de programadores, sacó una oferta para desarrolladores iOS con experiencia y ofrecía sueldos de 70k €. Con esas condiciones, ¿a cuántos candidatos logró atraer y contratar?

No recibieron ni un solo currículum.

¿Hay crisis en el sector de la tecnología?

Pero ¿ni uno siquiera?, ¿ni por accidente? Ni uno, maifrén.

Los despidos en el mercado de tecnología

Como casi todo lo malo que ocurre en el mundo, con la excepción notable de lo que vino de Wuhan, esta peste vino de Silicon Valley. 

El primero fue Facebook (hoy llamado Meta). Ha consolidado departamentos y reducido costes de forma muy agresiva, lo que ha incluido grandes despidos en su sede de Silicon Valley.

Al poco rato, los despidos, en lo general menos drásticos, se extendieron por todo el valle. Los más duros han sido los recientes de Google, y los más mediáticos, los protagonizados por Elon Musk en Twitter.

La situación de Silicon Valley es muy peculiar por tres razones.

Primera razón: demasiados ingenieros, demasiado caros

El primer motivo es que las grandes empresas estaban sobrecargadas de programadores e ingenieros, salían absurdamente caros (sueldos de unos 200k USD) y tenían muchísimos más de los que necesitaban.

La razón por la cual tienen a más ingenieros de los que necesitan (¿de verdad crees que para llevar Twitter hacían falta más de siete mil personas?) era la competencia durísima que existía entre ellas para quitarle ese recurso a la competencia. Ingeniero extra que pillo yo, uno menos para mi competencia.

Esto llegó a asfixiar a las startups, que no podían bajo ningún concepto contratar en la zona, porque algunas empresas, muy especialmente Facebook, actuaban como un aspirador de talento. Esto hizo que muchos VC empezasen a ver con buenos ojos el que una startup tuviese el equipo fuera del valle (antes era inconcebible).

Todas estas empresas estuvieron sobrecontratando durante años. Era normal que en algún momento lanzasen lastre.

Segunda razón: se sobrecontrató durante la pandemia

Durante la pandemia, muchas de estas empresas dispararon sus contrataciones. Por ejemplo, Amazon contrató la friolera de 780.000 para atender el aumento de su negocio. Meta hizo lo mismo, pasando de 40.000 a 87.000. Algo parecido hizo Microsoft, que contrató a 77.000 en ese mismo periodo.

Apple, en comparación, solo contrató a 20.000, un número similar a su contratación en años normales. Curiosamente, Apple es la única de las grandes que no ha anunciado despidos.

Tercera razón: mentalidad de colmena

La mayoría de las empresas de tecnología del valle están financiadas por unos pocos fondos de capital riesgo, cuyos propietarios a menudo coinciden. Dichos fondos de inversión actúan casi siempre de forma conjunta y siguen olas, lo que algunos llamarían modas. Si uno invierte en un sector, todos irán detrás; si uno sale de ese sector, todos irán detrás.

Si muchas de las empresas en las que participas empiezan a cortar gastos mediante despidos, vas a preguntarte por qué las demás no lo hacen y presionarás a los fundadores para que lo hagan. Es una reacción en cadena.

No hay crisis en Silicon Valley

Pues bien, todas estas empresas siliconvaleras, cuyos despidos salieron en todas las portadas, no están en crisis, sino que están llevando a cabo un reajuste y deshaciéndose del personal que no necesitan. Al mismo tiempo, siguen contratando a aquellos que sí necesitan.

Las únicas excepciones son Facebook y Google, cuya situación luego veremos.

Facebook sí está en crisis

Facebook es una empresa muy particular que vive de un monocultivo de anuncios. Por si esa situación no fuese lo bastante frágil, además tiene la particularidad de que eso que cultiva lo hace sobre tierras que no le pertenecen: los móviles de Apple y Google. 

Recientemente, Apple le ha dado un golpe de muerte a su negocio. Es solo cuestión de tiempo que Google haga lo mismo. Entre eso, la entrada de nuevos competidores en el mercado de anuncios, como Apple y Amazon, y la mala imagen que tiene entre los consumidores, hace que la situación de Facebook sea muy distinta a la de las demás empresas de tecnología. 

Facebook sí está en una crisis existencial, de la que dudo que salga.

Google le ha visto las orejas al lobo

Google recientemente ha anunciado los mayores despidos de su historia. Ha exterminado a departamentos enteros, al tiempo que ha disparado las contrataciones en otros departamentos e, incluso, llamado a filas a sus fundadores, Larry Page y Sergei Brin.

Los departamentos exterminados eran bastante innecesarios, como el Área 120 y todo lo dedicado a FuchsiaOS. Los departamentos que están siendo reforzados (y lo hacen a toda marcha) son todos los que tienen que ver con la inteligencia artificial. Ahí es donde se está destinando presupuesto y contrataciones a mansalva.

Por si fuera poco, Larry Page y Sergei Brin han recibido una llamada como la del Comandante Adama en Galáctica: ¡Los Cylons (la IA) nos atacan!

Desde hace unos meses, se ha estado oyendo que GPTChat va a acabar con los programadores. Eso es una tontería, como explicaré en otro post. Sin embargo, hay alguien que sí está muy amenazado por GPTChat y lo sabe: el buscador de Google.

¿Hay crisis en el sector de la tecnología?
Google le ha visto las orejas al lobo, los colmillos, la lengua y hasta la campanilla. Y asusta.

GPTChat es una excelente herramienta para sustituir gran parte de las búsquedas que hacemos por internet. No solo te da la información, sino que la ofrece resumida y te permite afinarla; todo ello sin tener que recorrer páginas y páginas de anuncios y trackers invasivos

GPTChat es una mejor solución para el problema de buscar información general en internet, al menos para un porcentaje sustancial de las búsquedas que hacemos. Exactamente igual que lo fue Google cuando se comparaba con Altavista o Yahoo, hace ya décadas.

Si Google pierde un porcentaje alto de búsquedas, perderá un porcentaje alto de los ingresos de su monocultivo de anuncios. Si a eso le añadimos la probable pérdida del mercado de iOS, la situación se puede poner fea.

No hay nada malo que no pueda empeorar

¿Podría ser peor? ¡Claro que sí! Lo que Google ha visto, también lo ha visto la competencia, en concreto una empresa que lleva años con la espina clavada de no conseguir hacer mella en el mercado de buscadores: Microsoft. OpenAI (creador de GPTChat) y Microsoft (inversor millonario en OpenAI) acaban de anunciar un acuerdo estratégico.

Imagínate la siguiente versión de Windows con GPTChat integrado en el sistema operativo y en Bing, así como una versión de Edge con bloqueadores de tracking por defecto, todo ello anunciado como protección de la privacidad del consumidor (al estilo Apple).

Ese día, Google dejará de parecerse a Galactica y empezará a parecerse al Titanic.

¿Qué pasa en el resto del mundo?

Si vives en Madrid, Berlín, Bogotá o Tombuctú, es posible que te importe un bledo lo que ocurre en Silicon Valley. Por suerte, la situación es exactamente la misma, según la Universidad de Stanford.

Hoy por hoy, existe la sensación en el mercado de que las empresas de tecnología deben de reducir costes, y una forma sencilla de darle al mercado lo que quiere es llevar a cabo despidos de personal poco necesario.

Así lo explica el profesor de Stanford Jeffrey Pfeifer.

IBM

Veamos el caso de IBM, que acaba de comunicar dos noticias: sus ingresos han superado las expectativas del mercado y, a la vez, ha anunciado despidos. No es muy coherente, pero IBM tiene rémoras del pasado de las cuales deshacerse (es un ejemplo de una empresa que ha sabido superar un cambio total en su modelo de negocio) y sectores muy rentables, en los cuales está anunciado incrementos notables de inversión y contratación. Curiosamente, también se trata de todo lo relacionado con IA y la nube.

SAP AG

Otro más. SAP también anuncia despidos, y este caso es incuestionablemente un caso de «copia», como dice el profesor de Stanford. El mercado espera una reducción de costes y se hace de la forma más sencilla posible. El negocio de SAP sigue igual de sólido (una vez una empresa empieza a usar su software, no le queda más remedio que seguir haciéndolo, y la competencia, como Salesforce, poco ha logrado hacer para quitarle clientes).

El mercado de consultores y desarrolladores SAP sigue igual de insatisfecho de profesionales.

Microsoft

También ha anunciado despidos, mientras hace inversiones millonarias en IA y cloud, así como contrataciones masivas en esos sectores. También hace un gasto exorbitante en un aquelarre mediático en el foro Davos, concierto de Sting incluido (sic). 

¿Una empresa en crisis o lanzando lastre?

Conclusión

Tanto si el profesor de Stanford y yo tenemos razón o no, el mercado de la tecnología sigue siendo una torre de marfil, con condiciones tan privilegiadas que a mí, como desarrollador, me parece casi obsceno que nos atrevamos a hablar de crisis, más sabiendo lo que hay ahí fuera.

Si estás queriendo cambiar de sector, no puedo darte mejor consejo que el de Alfredo Landa: ¡Vente para la tecnología, Pepe!

Aprende a programar y luego especialízate en aquellas áreas de demanda más masiva, así tendrás tu porvenir resuelto para siempre. 

No todo es estrictamente programación, tienes otras áreas en las cuales la demanda es aún mayor, como Ciberseguridad o DevOps y Cloud Computing

Si descubres que lo que te gusta es programar, tienes especializaciones en desarrollo de apps para iOS, full stack web o Big Data e inteligencia artificial.

Como dijo una filósofa y pensadora norteamericana:

THE SKY IS NOT THE LIMIT.

YOUR MIND IS!

Marilyn Monroe

Posts más leídos