Protocolos de seguridad para correo electrónico

Autor: | Última modificación: 19 de septiembre de 2022 | Tiempo de Lectura: 3 minutos

¿Conoces cuáles son los principales protocolos de seguridad para correo electrónico, cómo funcionan y si realmente protegen nuestras bandejas de entrada de recibir elementos maliciosos? El correo electrónico siempre ha sido y aún es el vector de ataque más utilizado por los hackers de sombrero negro. Es la tecnología ideal para propagar ciberataques, ya que es antigua y, a la vez, sigue siendo muy utilizada.

Un servicio de correo electrónico bien configurado debería ser completamente confiable. Cuando, como usuarios individuales, creamos una cuenta en un servicio de correo electrónico reconocido, estas configuraciones de ciberseguridad estarán implementadas de manera predeterminada. Sin embargo, si se trata de un servicio de correo electrónico para un dominio web en especial, estos protocolos deben ser añadidos por el desarrollador.

Aunque dichos protocolos, que se han creado para mejorar la seguridad en los correos, son fáciles de implementar, muchas veces no se encuentran así. Esto es aprovechado por hackers maliciosos para propagar malware, campañas de phishing, spam y extorsiones. A continuación, te explicaremos en qué consisten los protocolos de seguridad para correo electrónico, cómo funcionan y lo eficaces que son.

Protocolos de seguridad para correo electrónico

Existen tres protocolos de seguridad para correo electrónico, los cuales se han añadido a estos sistemas como medidas de control para la suplantación de identidad y el envío de elementos maliciosos. Dichos protocolos son, en orden:

  • Sender Policy Framework (SPF).
  • DomainKeys Identified Mails (DKIM).
  • Domain-based Message Authentication, Reporting & Conformance (DMARC).

Sender Policy Framework

El protocolo Sender Policy Framework o SPF se encarga de comprobar que el servidor desde el que se haya enviado el correo electrónico esté autorizado para hacerlo en nombre de algún dominio en específico. Esto se logra por medio de la verificación del registro DNS, que es una lista con los dispositivos autorizados para enviar correos desde dicho dominio.

El protocolo SPF hace una comprobación de servidores de envío y este es el primer paso para que el servidor del destinatario confíe en el elemento que recibe. Sin embargo, existen dos protocolos de seguridad para correo electrónico más, que servirán para detener más del 90% de las ciberamenazas que llegan a través de este medio.

DomainKeys Identified Mails

El protocolo DomainKeys Identified Mails o DKIM se basa en el uso de un sistema de firmas digitales que garantiza completamente que el contenido del correo electrónico es exactamente el que el remitente ha enviado y que, además, no se está incurriendo en alguna suplantación de identidad. Es decir, que el protocolo DKIM protege eficaz y eficientemente la autenticidad e integridad del correo en cuestión.

🔴 ¿Quieres entrar de lleno a la Ciberseguridad? 🔴

Descubre el Ciberseguridad Full Stack Bootcamp de KeepCoding. La formación más completa del mercado y con empleabilidad garantizada

👉 Prueba gratis el Bootcamp en Ciberseguridad por una semana

El sistema de firmas digitales que utiliza DKIM se realiza por medio de algoritmos de criptografía asimétrica. Esto quiere decir, en pocas palabras, que se utiliza una clave privada y una pública para cifrar y descifrar el contenido del mensaje.

La comunicación encriptada de extremo a extremo consiste en cifrar la información con la clave pública del destinatario y, así, solo este podrá descifrarla con su clave privada. En el caso de las firmas digitales sucede al contrario: se cifra con la clave privada y «cualquiera» puede descifrar el mensaje con la clave pública, para garantizar que solo quien tuviese la clave privada lo hubiese podido encriptar. De este modo, no se busca ocultar el contenido del mensaje, sino verificar su autenticidad e integridad.

Domain-based Message Authentication, Reporting & Conformance

Por último, el protocolo Domain-based Message Authentication, Reporting & Conformance o DMARC se encarga de verificar y validar la información proporcionada por los dos protocolos de seguridad para correo electrónico anteriores. Es decir, es un sistema para indicarle al servidor del destinatario qué es lo que debe hacer con el correo recibido: aceptarlo o rechazarlo.

Los posibles valores que puede arrojar este protocolo son:

  • Pass: los protocolos SPF y DKIM han sido debidamente configurados y comprobados.
  • Fail: los protocolos SPF y/o DKIM detectaron una posible suplantación de identidad y han rechazado el correo.
  • Neutral: los protocolos SPF y/o DKIM no se han podido verificar, ya sea porque el servidor DNS no provee dicha información o por otro motivo.
  • None: no se encontró la configuración SPF/DKIM/DMARC.

¿Cómo aprender más?

Tal vez ahora te preguntes por qué, si existen estos protocolos de seguridad para correo electrónico, este sigue siendo el principal vector de ataque en ciberseguridad. En realidad, esto sucede porque, en muchas ocasiones, no se encuentran bien configurados.

Si quieres aprender cómo configurar e implementar estos protocolos de seguridad para correo electrónico, encontrarás una nueva pasión en el Ciberseguridad Full Stack Bootcamp. Podrás especializarte en tan solo 7 meses al tiempo que impulsas tu vida profesional. ¡Inscríbete ya!

[email protected]

¿Sabías que hay más de 24.000 vacantes para especialistas en Ciberseguridad sin cubrir en España? 

En KeepCoding llevamos desde 2012 guiando personas como tú a áreas de alta empleabilidad y alto potencial de crecimiento en IT con formación de máxima calidad.

 

Porque creemos que un buen trabajo es fuente de libertad, independencia, crecimiento y eso ¡cambia historias de vida!


¡Da el primer paso!